A la página anterior Volver a la pag. anterior

 

Transplante y efectos terapéuticos de células de medula ósea en niños con osteogénesis imperfecta grave

Las células estromales de la médula ósea son células mesenquimáticas precursoras que se diferencian in vitro e in vivo a hueso y músculo en los sistemas modelo con ratones. En principio el trasplante de dichas células mesenquimáticas precursoras derivadas de la médula atenuarían o posiblemente corregirían los desórdenes genéticos de huesos, cartílagos y músculos en humanos; sin embargo, carecemos de datos clínicos que apoyen esta hipótesis. Presentaremos los datos de nuestro estudio piloto sobre el trasplante alogénico de médula ósea como medio para trasplantar células mesenquimáticas precursoras derivadas de médula en niños con osteogénesis imperfecta severa. Cinco niños con osteogénesis imperfecta de tipo III recibieron un trasplante de médula ósea de un consanguíneo HLA compatible. Antes del trasplante de médula, cada uno de los niños fue sometido a un régimen condicionante que incluía busulfán y ciclofosfamida; además, uno de los pacientes recibió una dosis moderada de radiación corporal total debido a un desequilibrio (mismatch) en un sólo locus HLA DRB1. Todos los pacientes mostraron una rápida recuperación hematopoyética, pero en tres de ellos se detectó quimerismo mezclado. Por último, cuatro de los cinco pacientes desarrollaron quimerismo hematopoyético completo. En tres de los cuatro pacientes evaluables la biopsia ósea registró la presencia de osteoblastos de los donantes en un 1.3 – 2 %. Tres meses más tarde, muestras representativas de huesos trabeculares mostraron cambios histológicos representativos de la formación de tejido óseo denso. Estos descubrimientos están relacionados con datos clínicos que sugieren una mejoría en la osteogénesis. Todos los pacientes mostraron un aumento en el contenido mineral óseo de todo el cuerpo a los 100 días del trasplante y una notable aceleración de la velocidad de crecimiento en los 6 primeros meses posteriores al trasplante, comparada con la de los 6 meses anteriores. En todos los pacientes se apreció una reducción en la tasa de fracturas siendo los resultados más espectaculares los de los dos pacientes más jóvenes, que eran además los más afectados por la enfermedad. Tres de los pacientes mostraron una toxicidad no significativa. Uno de los niños presentó una insuficiencia pulmonar transitoria y un higroma bifrontal, y otro desarrolló la enfermedad injerto versus huésped (GVHD) de la piel en estadio 3. Todas las complicaciones se resolvieron. Se presentarán los datos obtenidos durante los 6-24 meses de seguimiento de los niños para ilustrar nuestro concepto actual de la historia natural de los pacientes con OI tras recibir un trasplante de células mesenquimáticas. Así, el trasplante de médula alogénico puede provocar el injerto de las células mesenquimáticas precursoras funcionales, lo que indica la viabilidad de una estrategia con células mesenquimáticas en el tratamiento de la osteogénesis imperfecta. Los esfuerzos siguientes estarán dirigidos a reducir el riesgo de toxicidad y a aumentar el injerto mesenquimático, augurando mayores beneficios clínicos para los niños.

Referencia: Proceedings of the 7th International Conference on Osteogenesis Imperfecta. Montreal, Canada, 1999. El texto original en inglés está en http://www.geocities.com/CapeCanaveral/Lab/3608/Horwitz.html.

Traducido por Coral Barrachina. Muchas gracias a Coral por su ayuda.

 

Pincha aquí para subir